Blog

Recetas con cerveza

Bretzels de cerveza

por
Compartir

Receta

Ingredientes (para 8 bretzels)

Para la masa

  • 450gr de harina
  • 5gr de levadura seca para panadería
  • 250ml de cerveza tipo bruin belga
  • 25ml de aceite de oliva suave
  • 1 cucharadita de sal

 Para el escaldado

  • 1l. de agua
  • 30gr de bicarbonato sódico

Para decorar

  • Un huevo batido
  • Sal maldon
Preparación

Lo más importante es dejar fuera de la nevera la cerveza. Tenerla a temperatura ambiente antes de empezar con la receta sino la fermentación de la masa nos costará mucho.

El en bol de nuestra amasadora ponemos la harina, la sal y la levadura seca. Con el accesorio del gancho le daremos un par de vueltas para que se mezcle bien. Le añadimos el aceite y mezclamos. Tendremos la cerveza a temperatura ambiente y le habremos quitado un poco de gas. La incorporamos poco a poco y seguimos mezclando hasta obtener una masa homogénea. Una vez todo este bien mezclado la dejamos que siga batiendo durante unos diez minutos a velocidad media.

Una vez lista la ponemos en un bol previamente engrasado y tapamos con papel film a piel para que no nos forme costra.

Dejamos que la masa doble su volumen.

Una vez tengamos la masa lista nos prepararemos para su escaldado y horneado. Con este tipo de cocción conseguimos que queden tiernos por dentro y con una capa crujiente en el exterior.

En una olla ponemos el litro de agua con el bicarbonato sódico que se vaya calentando, también precalentaremos el horno a 240ºC.

Mientras iremos formando los bretzels. Para ello cogemos la masa y la trabajamos un poco en la mesa con las manos, hacemos un churro y dividimos la masa en ocho partes iguales.

Estiraremos cada porción en forma de churro y dejaremos reposar unos instantes para que relaje la masa y no nos cueste darle la forma.

Una vez tengamos la masa lista le empezamos a dar la forma, primero estiramos el churro a unos 60 cm de largo dejando la parte interior un poco más gruesa que las puntas. Acercamos las puntas como si fuese una herradura pero sin que se toquen. Cruzamos las puntas, dejando unos centímetros por la parte de las puntas, dos veces y las subimos que toquen la parte más gruesa del bretzel. Le damos la vuelta asegurándonos que queda bien hecha la forma del bretzel y lo dejamos en una bandeja de horno.

Seguimos formando nuestros bretzels y colocándolos en la bandeja. Una vez listos pasamos a escaldarlos. Dejamos que hierva un poco el agua con el bicarbonato y luego le bajamos la potencia. Con mucho cuidado introducimos el bretzel en el agua, de uno en uno, y veremos que se va al fondo de la olla, cuando veamos que suba y flote ya lo podemos sacar del agua con ayuda de una espumadera y lo volvemos a colocar en la bandeja.

Una vez tengamos todos los bretzels escaldados los pintamos con el huevo batido y le espolvoreamos un poco de sal maldon.

Los cocemos en el horno a 240ºC durante unos 12 minutos o hasta que veamos que están bien dorados.

Los sacamos del horno y dejamos enfriar en rejilla.

Procuraremos degustarlos pronto ya que por el tipo de masa tiende a secarse.

Entradas Relacionadas