Blog

Cultura Cervecera Curiosidades de la cerveza

La cerveza de la Casa Blanca, ¿sabías que existía?

por
Compartir

Son muchos los enigmas alrededor de la Casa Blanca, el famoso edificio donde vive el presidente de Estados Unidos; sin embargo, hace unos años, salió a la luz uno de los secretos mejor guardados: su cerveza propia. El presidente Barack Obama es un gran aficionado a la bebida y decidió crear su propia receta para la mansión presidencial. No sabemos si Donald Trump continúa con la producción, pero no queremos dejar de contarte esta historia…

 

Corría el año 2011 cuando Obama, un hombre curioso e inquieto, compró un kit para elaborar cerveza casera. Comenzó a practicar y decidió pedirle a su chef personal, Sam Kass, que elaborara una receta especial para la Casa Blanca. Este, que desconocía por completo este mundo, consultó a varios maestros cerveceros de la zona para poder completar la tarea que el presidente le había encomendado. Al final, consiguió elaborar una receta en la que usaba la miel de las colmenas de la Casa Blanca.

 

White_House_Honey_Ale

El resultado fue del agrado del presidente y así surgieron dos cervezas: La White House Honey Ale y la Honey Porter. Según dicen, la miel aporta un aroma muy agradable y un buen final sin endulzar demasiado.

 

Este “secreto” de la Casa Blanca salió a la luz cuando, el presidente, durante una de sus giras electorales por Iowa regaló al propietario de una cafetería en Knoxville una botella exclusiva de su cerveza propia. Esto, obviamente, desató la intriga de los periodista que acompañaban a Obama y, al final, el portavoz de la Casa Blanca explicó la historia de la cerveza. Según dijo, fue servida por primera vez durante la Super Bowl de 2011 y en la celebración del Día de San Patricio.

 

El portavoz, Jay Carney, también aclaró que la bebida se producía en la casa presidencial y que, aunque solo la había probado la variedad más suave, esta era muy “refrescante”.

 

Aunque pueda parecer muy curioso, lo cierto es que ha habido otros presidentes de los Estados Unidos que también decidieron “jugar” a ser maestros cerveceros en su tiempo libre. Uno de ellos fue George Washington, quien tenía un gran gusto por la cerveza.

Entradas Relacionadas