Blog

Curiosidades de la cerveza

Balnearios de cerveza: ¿verdad o ficción?

por
Compartir

Darse un buen baño de cerveza es posible, literalmente, en los balnearios preparados para ello. Estos espacios existen y pueden encontrarse en diferentes puntos de Europa, sobre todo en la República Checa, donde son especialmente aficionados a ellos pero también en España.

Aunque el origen de esta costumbre no está muy claro, uno de los lugares más populares en cuento a spas de cerveza es, como decíamos, la República Checa. En este país han unido dos de sus grandes pasiones: el spa y este delicioso oro líquido. Así, crearon el concepto del balneario de cerveza en el cual puedes sumergirte en una gran bañera de cerveza caliente, normalmente de madera, mientras degustas una cerveza fría.

El tratamiento habitual, en este tipo de establecimientos, comienza precisamente por el baño de cerveza. El lugar preparado para ello suele ser, una gran bañera de madera dotada de jacuzzi. Una vez dentro, solo hay que disfrutar de la dulce caricia de las burbujas de cerveza mientras, si uno lo desea, bebe cerveza fría servida directamente de grifos que se encuentran al lado de la gran bañera. La cerveza utilizada para el baño no suele ser apta para el consumo ya que ha sido tratada para aprovechar todas propiedades del lúpulo o la cebada sobre el cuerpo.

Beer Spa

Después de disfrutar de una relajante sesión de spa en cerveza, el siguiente paso es la sauna para abrir los poros y que los componentes penetren sobre la piel. Y, por último, existe la posibilidad, en algunos lugares, de tumbarse sobre una cama de cebada para disfrutar de unos segundos de relax y meditación.

¿Qué efecto tiene la cerveza sobre el cuerpo?

Aunque la cerveza, normalmente, se bebe también se han detectado en ellas diferentes propiedades terapéuticas. Al parecer, el alto contenido en sílice del lúpulo ayuda a oxigenar los poros de la piel y gracias a las vitaminas del grupo B también se regeneran. Además de esto, la combinación de ingredientes naturales junto con el efecto del jacuzzi, estimula el metabolismo, combate la flacidez, ayuda a la renovación de células cutáneas, elimina sustancias dañinas del cuerpo, relaja la tensión, reduce la fatiga y el estrés y potencia el descanso físico y mental.

Con todo esto, por tanto, ahora es posible disfrutar de la cerveza de dos maneras muy diferentes y descubrir nuevas propiedades de este maravilloso líquido.

Entradas Relacionadas