Blog

Cervezas Cultura Cervecera

Session y Saison, dos cervezas de trabajadores

por
Compartir

Observamos en muchas personas que se acercan al mundo de la cerveza de calidad una cierta confusión entre los términos session y saison. Dado el bajo nivel en idiomas en nuestro país, muchos lo perciben como una misma palabra por sonar parecido o incluso por tener muchas letras en común. Si bien, uno es un término inglés y otro francés. Otros tantos creen que son dos maneras distintas de llamar a las cervezas de verano, basándose en una aparente ligereza o porque creen que hablamos de cervezas de estación estival, volviendo de nuevo a un problema lingüístico dado que confunden session (turno, sesión) con season (estación).

No están del todo desencaminados pero, en realidad, los dos vocablos están vinculados al mundo del trabajo aunque con orígenes bien distintos. El primero es un término aplicable a la mayoría de estilos británicos de cervezas para indicar una modificación a la baja del volumen alcohólico. El segundo es un estilo de cerveza belga típico de su región francófona, Valonia. Vamos a proceder a hablar un poco de cada uno para desambiguarlos.

Session

Casi todos los expertos, coinciden en que el término session aplicado a cerveza proviene de la Inglaterra de la Primera Guerra Mundial. El gobierno hizo una ley para regular el consumo de cerveza entre los trabajadores encargados de fabricar munición para las tropas inglesas. Se definieron dos turnos o sessions en los que los pubs podían estar abiertos: de 11 a 15 y 19 a 23. Los trabajadores podían acudir a tomarse unas cuantas pintas, pero era importante que pudieran regresar al trabajo con buen juicio y en buen estado.

Por eso, era popular tomar cervezas que no superaran el 4% de alcohol. Las bitter y las milds, tan autóctonas, solían tener entre un 3 y un 3,8% de volumen alcohólico. Por eso, podían ser consideradas como session beers, dado que eran aptas para ser consumidas durante 4 horas sin acabar completamente borracho. La ley que regulaba esta práctica estuvo en vigencia hasta 1988, por eso el uso del término perduró y con la Campaign for Real Ale de 1971, con toda su labor indagadora, fue reforzado. Los británicos siempre han disfrutado de cervezas de baja graduación que les permitieran salir de rondas de pintas sin mirar mucho el reloj. Así todo el mundo podía aguantar el maratón de pimplar y, quizás más importante, que todo el mundo pague una ronda, para no parecer tacaño.

En el fenómeno artesano internacional, las cervezas session han ido tomando relevancia tras un periodo de fascinación inicial por las cervezas densas y alcohólicas. Hemos pasado de sólo querer Imperial Stouts, Double IPAs y Barleywines a apreciar la sutileza de cervezas más ligeras, más fáciles de beber y, por qué no decirlo, más baratas.

Así vemos que la palabra session aparece delante de los nombres de estilos tradicionales británicos como IPA, Pale Ale, Porter o Stout, casi siempre indicando que será una cerveza por debajo del 4,5% de alcohol. De cualquier forma, hay cerveceros que se saltan ese baremo a antojo. Incluso algunos se conceden la licencia de aplicar este término a cervezas de tradición belga, incluyendo a las saison de las que hablaremos a continuación. Esto es el fascinante totum revolutum de la escena craft mundial.

Saison

Las saison eran las cervezas que las granjas de Valonia elaboraban en invierno principalmente para ser consumidas por los jornaleros o saisonnieres en el periodo de cosecha de verano. A día de hoy se considera un estilo cervecero pero más bien podríamos decir que es un término englobador de muchos elaboraciones en una región. Para entender esto, tenemos que ir a sus orígenes.

En las zonas rurales de Valonia, el acceso a agua potable era complicado hasta hace relativamente poco. La cerveza era una solución para hidratarse sin riesgos durante buena parte del año, especialmente en los meses de pocas lluvias. Los granjeros valones utilizaban los ingredientes que tuvieran a mano, por eso, los cereales utilizados en la elaboración de sus cervezas podían variar. Para ayudar a su conservación, se utilizaban lúpulos y especias locales, dando así perfiles aromáticos distintos a cada cerveza. Las levaduras también eran específicas al lugar. Se reutilizaban los sedimentos de las elaboraciones anteriores para arrancar las del nuevo año, entrando en juego bacterias y “contaminaciones” completamente autóctonas. Así, los resultados podían diferir notablemente en color y aroma.

Sin embargo, sí que parece haber un acuerdo en lo que se esperaba de esas cervezas. Tenían que ser refrescantes, ligeras y secas, casi sin dulzor en boca. Debían servir para hidratar a los jornaleros pero sin que se les nublara el juicio. Por eso, las antiguas saison raramente excedían el 4% de volumen alcohólico. Hoy se suelen situar entre el 5 y el 7%. En cuanto al color, variaba desde un dorado pajizo hasta un cobrizo claro. En lo que a sabor se refiere, las notas frutales y especiadas eran habituales, debido a esas levaduras un tanto salvajes. También se esperaba una alta carbonatación y un alto contenido en lúpulo.

A día de hoy, el estándar lo marca Saison Dupont de Brasserie Dupont. Esta cerveza es el paradigma de lo que entendemos por las saison de tradición belga. Si bien, expertos americanos y británicos vienen reivindicando saisons de la tradición británica y alemana que cabrían bajo el paraguas del término anglófono Farmhouse Ale. Este se emplearía para referirse a cervezas de campo, ligeras y con perfiles aromáticos especiados, terrosos y rancios. De nuevo, expresión del totum revolutum que es el mundo de la cerveza artesanal.

Ahora ya conocemos las diferencias entre session y saison, la próxima vez que salga la conversación sabremos qué contestar.

Entradas Relacionadas