Blog

Cultura Cervecera

Crowler vs Growler

por
Compartir

Antes de poder comparar los growler y crowler, es muy posible que convenga aclarar qué son.

Además, en este artículo estudiaremos también las ventajas y desventajas que puede tener cada uno.

¿Qué es un growler?

Un growler es un recipiente de cristal en el que guardar cerveza de grifo proveniente de tu microcervecería local de confianza o de tu tienda o bar de cerveza de calidad más cercano. Esta costumbre viene, cómo no, de Estados Unidos. Allí los amantes de la cerveza utilizan este método para tener siempre su nevera abastecida de cerveza de calidad. Como antiguamente en las bodegas de vino españolas, se llevaba un recipiente de medidas estandarizadas y se pagaba sólo por el volumen de líquido que se compra.

En muchos casos, las propias cerveceras dan la opción de pagar un depósito inicial a fondo perdido por la garrafa, ocupándose ellos de la propia limpieza. Esto quiere decir que vas a la fábrica o al bar con un growler sucio, lo entregas y te sirven la cerveza que elijas en uno nuevo, perfectamente limpio y esterilizado.

En España empezamos a verlos aunque con cierta timidez. Esto creo que se debe a tres razones.

  1. El consumo de cerveza artesana en Estados Unidos y otros países del norte de Europa está a años luz del de España.
  2. Nuestra cultura en torno al consumo de alcohol no se relaciona bien con la planificación.
  3. La cuestión legal. Claramente las fábricas o brewpubs tienen registro sanitario y están perfectamente cubiertas para vender su cerveza en growler. Sin embargo, en el sector no había mucha confianza respecto a la legalidad del reenvasado de cerveza. Para aclarar esto, debemos delimitar dos ámbitos. Para el reenvasado continuo que vemos en algunos establecimientos de Estados Unidos, y que sería similar al de nuestras antiguas bodegas, parece que debería obedecerse el reciente Real Decreto 678/2016 aparecido en el BOE del 17 de diciembre de 2016. En él se dice que para reenvasar se tendrá que tener el consentimiento del productor. Por otro lado, estarán las tiendas y bares que quieran reenvasar esporádicamente. Podrán hacerlo siempre que no sea su actividad habitual y por petición expresa del cliente. Así lo determina el Real Decreto 126/2015 que actualizaba nuestra normativa a las recomendaciones europeas.

¿Qué es un crowler?

El crowler es simplemente un growler pero en lata. De nuevo, en Estados Unidos allá por 2014 se empezaron a ver cerveceras que llenaban latas de 32 onzas (casi un litro o dos pintas americanas) directamente del grifo para que sus clientes se las llevaran a casa. Como no podía ser de otra manera, Oskar Blues Brewery estaba detrás de esto. La micro de Colorado fue la primera en poner su cerveza en lata a principios de los 2000. Se aliaron con la multinacional Ball para crear una máquina capaz de cerrar estas latas una a una, tras un pequeño regado de CO2 que aseguraba la esterilización total del proceso.

Sólo en 2015 se vendieron 400 máquinas de crowler en Estados Unidos y la cifra ha crecido exponencialmente también gracias a que una segunda empresa, Dixie, ha lanzado su propio modelo.

Este formato está en plena expansión y allí ahora el debate se centra en porqué el crowler es mejor que el growler.

Ventajas y desventajas del crowler frente al growler

Cuando hablamos de las ventajas del crowler tenemos que volver a las ventajas de las latas frente al vidrio.

Primeramente está la conservación de la cerveza: una lata puede llenarse con cero aire y ofrece una protección total contra la luz. Esto marca especialmente la diferencia en cervezas altamente lupuladas. La cerveza se conserva más tiempo y en mejores condiciones de frescura.

Por otro lado, está la portabilidad. Una lata pesa mucho menos que una botella de cristal con misma capacidad. Además, ocupa menos y es más resistente a los golpes.

Por último, tenemos la comodidad. El cliente no tiene que planificar su compra, ni tiene que guardar una garrafa voluminosa en casa.

¿Cuáles serían las desventajas?

Las desventajas vienen del lado de la cervecería.

En el plano económico, la inversión para una máquina de crowler es importante. Una pequeña puede costar entre 1.800 y 4.000 euros, dependiendo de sus capacidades. Además, los pedidos de latas tienen que ser realmente grandes. El más pequeño posible es un palet de 4.000 latas sin serigrafiar. En ese volumen, para una micro española cada lata de 1 litro supondría casi 1 euro por lata. Y no olvidemos que esa lata se tirará a la basura después de su uso.

Por otro lado, el almacenamiento de las latas vacías puede suponer un desafío para cervecerías realmente pequeñas. No hablemos ya para bares o tiendas especializadas.

La información económica y logística ofrecida en el apartado anterior, proviene de Daniel de Julián, la persona al frente de la microcervecería Compañía de Cervezas Valle del Kahs (CCVK).

Ahora que ya conocemos el crowler y el growler, qué preferís utilizar?

 

Entradas Relacionadas