Blog

Cultura Cervecera

Cervezas APAs y pizzas para llevar, un tributo a los 80

por
Compartir

El resurgir de los 80 viene de la mano de las APAs, las pale ale americanas. Unas cervezas muy de moda que conjugan a la perfección con pizza, la comida más versionada por la que casi la mayor parte del planeta pierde el sentido.

 

En su versión estadounidense ochentera, las cervezas con pizza se convierten en el mejor plan para revivir la década de la electrónica, de la invasión de la moda y lo extravagante, de la música, de la máxima exhibición televisiva y del cine, y cómo no, de la comida más ‘flipante de la época’.

En esta década también se produjo el auge del craft beer y de las pizzas a domicilio. Dos productos made in USA muy de los ochenta.

Los 80, el auge de las pizzas para llevar y el fenómeno craft

Aunque la difusión de la pizza empezó a principios del S.XX -cuando los inmigrantes italianos se la llevaron a Estados Unidos, concretamente a Nueva York, a barrios como Little Italy, o a Chicago- despegó con gran fuerza a partir de los 80.

En estos barrios con fuerte población italiana, se empezó a modificar la receta tradicional tal y como se concibe hoy, y a añadir nuevos elementos y formas, con una masa ligeramente más gruesa.

Tras la II Guerra Mundial el auge por este manjar se propagó, generando más y más negocios en torno a la pizza hasta el nacimiento de las franquicias en 1960, lo que conllevaría su consolidación y un nuevo concepto relacionado con el movimiento fast food.

A ello se unió la revolución de los medios de transporte, de los aparatos y electrodomésticos, y un nuevo servicio que permitía transportarlas hasta la puerta de casa y congelarlas para que duraran mucho más.

En los 80 también nació el famoso guardapizza, esa pieza de plástico que todos identificamos en forma de mesa pequeña para evitar que el alimento caliente entrara en contacto con la caja y el embalaje.

Por otro lado, y al mismo tiempo que las pizzas, renace un nuevo movimiento cervecero.

La famosa Ley Seca y su derogación sobre el año 1933 deja al país prácticamente sin la industria cervecera, hasta que poco a poco va volviendo a resurgir con un nuevo movimiento craft beer y la aparición de las microcervecerías.

Dentro de este movimiento y reviviendo el arte del dry hopping surgen las APAs de la mano de Anchor Brewing con un primer lote de Liberty Ale, una de las primeras pale ale elaboradas en Estados Unidos hacia el 1975.

Fecha que marca el comienzo de un estilo muy definido.

Será el principio de la gran aventura de las American Pale Ale y su pleno apogeo durante los años 80.

El aumento del alcohol y la sustitución de los lúpulos ingleses por los americanos suponen el lanzamiento y la difusión de una nueva cerveza con nombre propio.

Tributo a los 80… unas APAs y pizza

Hacer homenaje a los 80 es conjugar unas American pale ale y unas pizzas made in USA con amigos sin salir de casa.

Un planazo retro que podemos amenizar con ‘Stranger Things’, la serie mítica de los cameos ochenteros por excelencia, o viendo un par de películas de la época; por ejemplo la saga de Regreso al Futuro o Los Goonies.

pizza y cerveza/apas/american pale ale/pale ale, cervezas de los 80, microcervecerías, movimiento craft beer, cervezas y pizzas 80, pizza y cervezas, pizza new york y cerveza, pizza chicago y cerveza

Las APAs, son la versión estadounidense de las pale ale inglesas (EPAs), y están dentro de las american ales, por lo que comparten gran parte de su historia hasta los años 80.

Los matices que la diferencian es que son cervezas con un aroma y un sabor muy característico y más elevado de lo normal.

En su elaboración incluyen lúpulos americanos más intensos, con elevadas tasas de nivel de amargor.

Además, dejan una sensación refrescante en boca, son muy aromáticas y suaves, lo que las convierte en la alternativa perfecta para compartir con unas pizzas.

Si estas son de ingredientes más potentes, a base de carnes bien aderezadas o de regusto picante, sacarán el máximo partido a este tipo de cerveza.

La pizza al más puro estilo New York se convierte en una de las imprescindibles para compartir.

Es una receta en el que la masa requiere mayor tiempo de fermentación -casi tres días- y su salsa típica está más condimentada y especiada.

Llega prácticamente hasta los bordes horneados. Pensemos que estas pale ale también van muy bien también con queso, por lo que una pizza extra de queso en el pedido resaltará toda la intensidad de sus lúpulos aromáticos. En último lugar y aunque es más complicada de encontrar, la pizza al estilo Chicago y una cerveza APA nos trasladarán a una de las mejores décadas de la historia.

Hablamos de la Pizza Deep Dish, con personalidad propia.

Presenta aspecto de tarta o quiche con una base de pan grueso crujiente, de bordes muy altos y totalmente rellena de ingredientes.

Entradas Relacionadas