Blog

Cervezas Cultura Cervecera

Adambier

por
Compartir

Una de las cosas más emocionantes del entusiasmo por la cerveza artesana, es el interés de los cerveceros por buscar nuevos sabores y recetas que elaborar. Esa búsqueda constante de sabores y aromas a veces se hace de un modo creativo, inventando nuevos estilos y técnicas, pero otras muchas se hace investigando recetas y modos de elaboración antiguos, o en ocasiones casi extintos. Este es el caso de las cervezas alemanas denominadas Adambier.

¿Qué es una Adambier?

Resulta difícil dar con una definición exacta de un estilo que ni siquiera está recogido dentro de la guía del Beer Judge Certification Program (BJCP). Podemos decirlo de un modo muy sencillo primero y luego extendernos: estamos ante una Altbier de Dortmund de alta graduación, envejecida por un periodo superior a un año, con un lupulado más potente, toques ácidos y de malta ahumada.

Foto Adambier

Breve historia del estilo

Foto Adambier

Como hemos dicho, la Adambier es un estilo de cerveza alemán que se elaboraba desde época medieval en la región del Ruhr, sobre todo en Dortmund y hasta antes del advenimiento de las cervezas elaboradas con levadura lager, que, al ser más seguras y baratas de producir, conquistaron el mercado. Se trata, por tanto, de un estilo de alta fermentación o ale.  El origen del nombre viene, aunque no está totalmente claro, del largo tiempo de maduración que llevaba esta cerveza, a veces superior a dos años, de tal modo que el mismísimo “Adán” habría podido disfrutarla. Actualmente en Alemania hay pocos ejemplos de cerveceras que hayan recuperado el estilo, de forma tradicional. Una de ella es la Bergman Bier Brauerei de Dortmund, que tiene además patentado el nombre “Adambier”, por lo que otras marcas han tenido que recurrir a otras denominaciones, como por ejemplo la también dortmundesa The Monarchy, que llama a su cerveza de este tipo Methusalem, haciendo también alusión a su largo tiempo de guarda.

Foto Methusalem

En ambos casos son fábricas relativamente modernas, que han querido recuperar este estilo perdido en el tiempo del que quedaban vestigios históricos decimonónicos relativos a la longeva presencia de levaduras y acetobacterias, en algunos casos todavía vivas casi 18 años después, en los lotes que seguían madurando por aquella época en algunas cerveceras de la ciudad de Dortmund. Esta peculiaridad hacía que las cervezas fueran de gran ligereza a pesar de su graduación, con sabores ácidos, similares a los de las porter británicas, por la presencia de maltas muy torrefactas y que además aportaban un cierto toque ahumado ya que antiguamente para secar y tostar estas maltas se empleaban brasas vivas, normalmente de madera de haya.

El renacer del estilo

En la actualidad, la mayoría de referencias que encontramos disponibles en el mercado, además de las citadas alemanas, son procedentes de Estados Unidos. Un vistazo a las páginas o apps de valoración de cervezas como Ratebeer o Untappd deja ver que apenas se conocen unas 50 referencias y en su mayoría son americanas o colaboraciones entre varias cerveceras en producciones experimentales. En Europa la holandesa De Molen ha sido la que más veces ha curioseado con este estilo.

Este interés por hacer renacer estilos europeos casi perdidos de los cerveceros americanos, en su búsqueda por nuevos matices con los que diferenciarse o por simple amor a la técnica cervecera, sigue dándonos alegrías a los consumidores y esperamos que igual que ha sucedido con las Berliner Weisse, las Gose u otras recetas minoritarias, las Adambier vuelvan a resurgir con fuerza. Si bien su costosa y pausada elaboración hará que su precio sea tan elevado que solo podamos permitirnos el lujo de tomar una muy de vez en cuando.

 

https://untappd.com/search?q=adambier

https://www.ratebeer.com/tag/adambier/

 

Entradas Relacionadas