Blog

Cultura Cervecera

Abadías trapenses

por
Compartir

Las 11 abadías cerveceras trapenses actuales:

Orval

Es una de las 6 abadías trapenses belgas situada en la abadía de Notre-Dame d’Orval en la región de Gaume, Bélgica. Las primeras evidencias de elaboración de cerveza en el monsterio se remontan a 1628. En 1793 la abadía sufre un tráfico incendio que la destruye por completo. Gracias a la intervención de la familia Harenne, propietaria de las ruinas de la abadía de Orval y las tierras colindantes desde 1887, que donó a la orden cisterciense para la restauración de la vida monástica, pudo llevarse a cabo la reconstrucción de la cervecera en 1931. La nueva fábrica fue diseñada por Henry Vaes, que también diseñó la bonita y distintiva copa en forma de cáliz de Orval. La primera cerveza salió de fábrica en 1932, y fue la primera en ser comercializada a nivel nacional en todo Bélgica. La cervecería comercializa una única referencia que además es exportada, la Orval con 6,2º de alcohol y embotellada en una original botella en forma de bolo, siendo la más singular y diferente de todas las cervezas trapenses, gracias a su levadura que las dota de un sabor y carácter únicos. Los monjes además producen otra variedad, denominada Petit Orval, con sólo 3,5º, para consumo propio, aunque es posible degustarla en la cantina de la cervecera.

Chimay

Es la más popular de las cervezas trapenses y la primera de todas que puso el sello de producto trapense en sus etiquetas. Situada en una región deprimida económicamente al sur de la provincia de Hainaut, en Bélgica, fabrica sus cervezas en el recinto de la Abadía de Scourmont, en las cercanías de la villa de Chimay. La abadía fue fundada en 1850 y fue a partir de 1862 cuando comenzó su actividad cervecera aunque, las cervezas Chimay actuales se deben a la labor del Padre Theodore, que en los años 50, logró aislar la cepa primitiva de la levadura de la cual descienden todas las cepas empleadas hasta la actualidad para la fermentación de sus cervezas. En la actualidad produce tres cervezas ampliamente comercializadas por todo el mundo: La Chimay Rouge, una doble con 7º, la Chimay Bleue, una cuádruple de 9º, que en un comienzo fue una ale especialmente elaborada para la temporada invernal y que con el tiempo pasó a se fabricada regularmente gracias a su popularidad, y la Chimay Blanche, una triple de 8º. Embotelladas en formato de 75cl. reciben los nombres de Premiere, Cinq Cents y Grand Reserve, respectivamente. También elaboran la cerveza bautizada Chimay Dorée, que estaba destinada en un comienzo al consumo interno de los monjes, una blond ale de 4,8º, mucho más suave que el resto de las cervezas de la gama del monasterio. En 2007 comenzaron a servirla en el albergue de Potaupré, y en 2013 comenzó a comercializarse, llegando a ser exportada. También elaboraron de forma limitada una cerveza en formato de 75 cl. con motivo del 150 aniversario del monasterio denominada Chimay Cint Cinquante, una strong golden ale belga inspirada en la Chimay Blanche, pero con 10º de alcohol, la más potente de toda la gama.


Rochefort

La cervecera está situada en el interior del recinto de la Abadía de Notre-Dame de Saint-Rémy, cerca de la próxima localidad valona de Rochefort, y ha estado fabricando cervezas desde finales del siglo XVI, aunque la producción cervecera de cara al público no comenzó hasta los años 50 del siglo XX y sus botellas no contaron con etiquetas hasta 1998 aproximadamente. Es la abadía trapense más hermética y reservada, manteniendo el proceso de elaboración de cerveza a salvo de los ojos de curiosos. La fábrica no se encuentra por tanto abierta al público, aunque sí poseen una sala de degustación que pueden visitar algunos pocos privilegiados. En la actualidad los monjes tienen la voluntad de aumentar progresivamente el volumen de producción de sus cervezas, manteniendo su calidad, pero debido a la gran demanda existente en algunos casos existe cierta escasez de suministro de sus cervezas. En la actualidad produce tres cervezas: La 6 (7,5%), la 8 (9,2%) y la 10 (11,3%). Las tres comparten básicamente la misma receta, aunque existen diferencias en color, densidad, alcohol, aroma y sabor, yendo de menos a más en potencia, alcohol y complejidad. También produce una cerveza de Navidad en formato de 75cl., llamada Rochefort 8 Cuvée, que realmente se trata de la propia Rochefort 8 envasada y etiquetada especialmente para la ocasión.

Westvleteren

La más mítificada y venerada de todas la cervezas trapenses a raíz de que una de las cervezas elaboradas por el monasterio, la Westvleteren XII fuera considerada por los usuarios de la web ratebeer.com como la mejor cerveza del mundo en 2005. La producción de las cervezas Westvleteren comenzaron en 1850, en la abadía St. Sixtus en Flandes, fundada en 1831. En 1946, se llegó a un acuerdo con la fábrica de cerveza St. Bernardus, en la cercana localidad de Watou, para que tuviera licencia para fabricar cerveza con el nombre de St. Sixtus. Este acuerdo se rompió en 1992, provocando que la cervecera St. Bernardus y la de la abadía siguieran caminos distintos, fabricando cada una sus propias cervezas. La fabricación de las cervezas está realizada completa y exclusivamente por los monjes de la abadía, sin contar con ningún trabajador externo. En la actualidad Westvleteren produce 3 ales: La Blonde con 5,8º, la VIII que corresponde a una potente doble con 8º, y la XII, la más apreciada, una cuádruple con 10,2º. Todas ellas únicamente pueden ser adquiridas en el propio monasterio de forma limitada, estando prohibida por los monjes la comercialización de la cerveza al margen de la abadía.

Westmalle

La abadía trapense de Westmalle fue fundada en 1794, aunque no fue nombrada abadía trapense hasta 1836. El primer abad, Martinus Dom, fue quien decidió emprender la actividad cervecera, siendo elaborada la primera cerveza en verano de 1836. Actualmente es considerada la abadía trapense con la fábrica más avanzada y el mayor volumen de producción excediendo holgadamente los 120.000 Hl. Actualmente una veintena de monjes siguen trabajando supervisando la producción. En la actualidad elabora dos variedades: la Dubbel, con 7º y la Tripel con 9,5º, elaboradas por primera vez en los años 30, y cuya receta no se ha visto alterada desde 1956. También elaboran una cerveza de refectorio para el consumo propio de los monhes, la Westmalle Extra, con 5º de contenido alcohólico, pero que no ha sido comercializada.

Achel

Es la más pequeña de las siete cerveceras trapenses originales del Benelux. La fábrica se encuentra ubicada en la Abadía de San Benito en el pequeño municipio belga de Achel. Su historia comienza con la construcción de una pequeña capilla en Achel en 1648, por parte de un grupo de monjes holandeses. En 1686 pasó a ser una abadía que fue destruida en la época de la Revolución Francesa. En 1844 es reconstruida y en 1852 comienza su actividad cervecera. Sufre varios periodos de inactividad debido a las Guerras Mundiales en el siglo XX. Finalmente, en 1998, los monjes decidieron volver a fabricar cerveza de nuevo. Los monjes de la abadía trapense de Westmalle y la abadía de Rochefort contribuyeron a la construcción de la nueva fábrica de cerveza. El monasterio comercializa en la actualidad una Blond potente de 8º, una Brune con también 8º y la Extra Brune en formato de 75cl, con 8,5º. Del mismo modo produjo la Extra Blonde, también comercializada en formato de 75cl, e igualmente con 8,5º de alcohol, pero actualmente está retirada del mercado. La abadía también elabora sendas versiones suavizadas de la Blonde y de la Brune con 5º de alcohol, pero sólo pueden ser degustadas en barril en la propia abadía.

La Trappe

Situada en la abadía trapense holandesa de Koningshoeven, fue fundada en 1844. De todas las cerveceras trapenses es la más próxima a ser considerada una empresa comercial, debido a sus anteriores acuerdos con Stella Artois, Jopen y más recientemente con Bavaria, que continúa manteniendo y que le costó un conflicto con la Asociación Internacional Trapense que incluso llegó a retirar en 1999 el permiso de incluir el sello de producto trapense en las etiquetas de la cerveza, a la abadía holandesa. En 2005 se llegó un acuerdo para que pudiera volver a usar el sello distintivo de producto trapense, provocando una mayor implicación por parte de los monjes en el control activo de la producción de la fábrica Con el paso del tiempo fueron lanzándose al mercado las diferentes cervezas de la gama de La Trappe, como la Dubbel con 7º, y la Tripel en 1987, con 8º, y más tarde la Blonde, de 6,5º, en 1992. Más adelante saca al mercado su cerveza de trigo, La Trappe Witte Trapist, la única witbier trapense del mercado, con sólo 5,5º de alcohol. Su Quadrupel de 10º del alcohol, es su cerveza más prestigiosa, de la que además reservan una serie de lotes para envejecer en barriles de roble dando lugar a la serie limitada Oak Aged. También producen algunas cervezas especiales como La Trappe Idid’or, elaborada en honor al primer maestro cervecero de la abadía. Una compleja cerveza de 7,5º. También produce cervezas de temporada como La Trappe Bockbier de 7º de alcohol, o de producción limitada como La Trappe Jubilaris de 6º de alcohol, elaborada en conmemoración del 25º aniversario de la ordenación del actual abad. .

Engelszell

La abadía de Engelszell fue fundada en 1293 por el obispo de la ciudad de Passau, como un monasterio cisterciense. En 1925, Engelszell fue refundado como monasterio trapense por un grupo de monjes alemanes refugiados, expulsados de Alsacia tras la I Guerra Mundial. En diciembre de 1939, la abadía fue confiscada por la Gestapo, siendo expulsados los monjes, algunos de los cuales incluso llegó a terminar en un campo de concentración como Dachau. Al final de la guerra en 1945, sólo alrededor de un tercio de la comunidad monástica anterior regresó, recibiendo además a otros refugiados alemanes trapenses expulsados de otros lugares de Europa. El monasterio vive principalmente de sus productos agrícolas, dándose a conocer tanto por sus licores como por su queso. El monasterio austriaco de Stift Engelszell fue una de las tres últimas abadías cervecerías en formar parte de la familia trapense. Obtuvieron su sello de producto trapense en 2012, tras comenzar a fabricar sus dos únicas cervezas hasta el momento: La primera de ellas fue la Gregorius (una triple de 9,7º) y la Benno (una dubbel con 6,9º).

Saint Joseph

La Abadía de San Joseph, situada en Spencer, Massachusetts (USA) es una de las dos últimas abadías en incorporarse a la familia de las cervezas trapenses, y la única que se encuentra en América. A la abadía le fue concedido el derecho a incluir el sello de «Authentic Trappist Product» en sus etiquetas en 2013. La cerveza producida hasta ahora por el monasterio se trata de una receta inspirada en las cervezas de refectorio tradicionales, elaboradas por los monjes para consumo propio durntae la cena, y que por tanto sólo se encuentra accesible en el mismo monasterio. La cerveza Spencer es una blond ale sin filtrar y ni pasteurizar con una graduación alcohólica que se sitúa en un 6,5% .

De Kievit

La abadía trapense holandesa de María Toevlucht obtuvo la licencia para usar el logotipo de auténtico producto trapense, conjuntamente con la abadía trapense nortemericana de Spencer. Por el momento sólo fabrican una variedad, la Zundert una triple de 8º de alcohol, que fue comercializada a comienzos de 2014.

Tre Fontane

El pasado mes de mayo, la italiana Abadía Tre Fontane oficialmente, pasó a formar parte de la selecta familia de los monasterios trapenses productores de cerveza. Ubicada al sur de Roma, por el momento sólo elabora una única cerveza, que podría enmarcarse dentro del estilo Triple de Abadía. Con un 8,5% de alcohol posee la peculiaridad de incluir eucalipto como ingrediente de la receta. Aparte de cerveza, la abadía elabora otros productos como chocolate, miel, aceite de oliva y licores.

Entradas Relacionadas